La palabra Whisky o Whiskey  es un término de origen gaélico cuyo significado es “agua de vida”. Se ha utilizado adecuadamente para nombrar una bebida alcohólica específica que se obtiene al fermentar los granos de diversos cereales. El producto es sometido a destilación y finalmente es almacenado en barriles para que se añeje.

Aunque esta bebida antiguamente se utilizaba con fines medicinales, con el paso de los años el hábito de consumir Whisky se ha extendido. En la actualidad se comercializan diversos tipos en todo el mundo.

Descubre en este artículo toda la información relacionada con esta bebida alcohólica: Cuál es su historia, cómo se elabora, lo tipos de whiskies que existen y los mejores ejemplares que encuentras en el mercado.

¿Qué es el Whisky?

Es una bebida alcohólica que contiene una graduación de alcohol elevada y es obtenida al destilar la malta fermentada de algunos cereales, entre ellos: La cebada, el trigo, el centeno y el maíz. Posteriormente se procede a envejecer el producto en barriles de madera, comúnmente de roble blanco.

Historia del Whisky

Se cree que fue inventado a finales del siglo XIII en China, con el fin de crear una medicina para curar la peste bubónica. Al parecer, la bebida resultante fue exportada a todo el mundo y con el tiempo lo escoceses refinarían todo el proceso, hasta que se convirtiera en lo que hoy se conoce como Whisky.

Aunque no se sabe con certeza si esa es la historia real del origen del Whisky, sí es posible afirma que la cultura celta conocía bien la destilación de la cebada y del centeno. El brebaje que obtenían, se consideraba una provisión de los dioses para revivir a los muertos y que además calentaba en los crudos inviernos.

Whisky como medicina

Un escrito que data de 1494, describe detalladamente cómo se destiló en Escocia unas 6 fanegas de malta, equivalentes a 1500 botellas. Inicialmente fue distribuido a la población como si se tratara de una especie de medicina. Esta “agua de vida” fue reservada para el Rey Jacobo IV en su visita a Inverness, para septiembre del año 1506.

La destilería más antigua registrada en la historia

Por otro lado, los registros más antiguos relacionados con una destilería son del año 1690 en el que se menciona la destilería Ferintoch de Forbes de Culloden. En España, el Whisky lo introduce David Rodríguez Coco, mejor conocido como Parrata.

Aumenta la popularidad el Whisky

Para los siglos XVII y XVIII, se empleaba el Whisky barato para preservar los cuerpos que serían destinados a disección. El Parlamento en unión con la Iglesia buscaba para aquella época controlar los hábitos de quienes bebían, por eso en 1579 se promulga una ley que intenta erradicar la bebida los días domingos. Sin embargo, el aumento de los impuestos sobre el vino hizo que la popularidad y demanda del Whisky se elevaran.

Entre 1786 y 1788 se cargaron impuestos adicionales al precio del whisky escocés, como consecuencia el contrabando aumentó y la astucia de estos bandidos llegó a niveles insospechados. Un caso particular fue en las islas Orcadas donde un miembro de la Iglesia Presbiteriana, Mark Eunson, guardaba el Whisky en el púlpito.

Destilerías legales

Finalmente, el parlamento aprobó en 1823 una ley por medio de la cual se concedió licencias a las destilerías. Estas bodegas legítimas fueron aumentando y para 1860 el comercio ilegal disminuyó a un nivel intrascendente, haciendo que muchos de los contrabandistas regresaran a sus trabajos ordinarios.

Para la mitad del siglo XIX los escoceses empezaron a mezclar el Whisky de malta con otra variedad de grano más liviano y económico. Andrew Usher y Cía fue quien produjo el primer whisky blended o de mezcla. El Whisky americano se fundó con la tecnología y conocimiento de los primeros colonos provenientes de Escocia.

Proceso para elaborar el Whisky

La producción de Whisky es un proceso complejo que implica mezclar cebada con agua,  dejar que fermente y finalmente se añeje por un periodo de al menos tres años. Para los destilados de mayor calidad, se emplea agua de manantiales especiales que aportan elevada pureza a la bebida. El proceso de elaboración del Whisky se detalla continuación.

Malteado de la cebada

El primer paso que se realiza para obtener esta bebida alcohólica es maltear la cebada. Se coloca a remojar el cereal y se escurre en varias ocasiones a una temperatura de aproximadamente 13 ºC por unos tres días.

Germinación

Después se traslada la cebada a recipientes o tambores industriales que posean gran capacidad, en donde se deja germinar, con la ayuda de la humedad que se ha obtenido, por un periodo de seis días. Cuando el cereal germina, el almidón se transforma en azúcar de donde se saca posteriormente el alcohol al destilar.

Secado y molienda

Cuando la cebada ha germinado, se procede a secar en hornos a través del humo de turba o carbón vegetal, sustancia que además le proporciona el aroma a la malta. Este proceso tarda tres días y suele darse en una temperatura de aproximadamente 70 ºC.

La cebada se torna oscura, producto del caramelizado, a causa del calor a la que es sometida. Es en este momento en el que se puede hablar de malta propiamente dicha. La malta seca y tostada se muele y se mezcla en un tanque con agua caliente.

Fermentación

La mezcla que se obtiene se le denomina mosto y es similar a una cerveza turbia al que se le dice wort. En este momento se le agregan levaduras que permitirán la fermentación. El mosto pasa a unas cubas en donde se le deja fermentar tres días a 33 ºC. Al producto obtenido de la fermentación se le llama wash.

Destilación

Ha llegado el momento de pasar a la destilación, el wash se destila dos veces en destiladeras pot still y spirit still. Del primer proceso de destilación se obtiene el conocido low wine de 25-30° y de la segunda destilación se obtiene un Whisky de aproximadamente 60°-70°.

Envejecimiento

En el envejecimiento o añejamiento se emplea un tipo de madera del barril para cada clase de Whiskey. Es la propia destilería la que decide si se usan barriles nuevos o no; quemados o no, entre otros elementos.

Para los whiskies de malta, se deben usar barriles de roble que hayan contenido antes vinos de Bourbon o Jerez. La edad va cambiando dependiendo de la destilería, denominación y propósito. La madera con la que está hecho el barril aporta taninos, aromas y sabor; como sucede con los vinos.

Finalmente, el color del producto se regula añadiendo caramelo. Cuando la bebida está lista se puede comercializar; también es probable que se hagan mezclas para obtener blended u otras bebidas.

Tipos de Whiskies

Los tipos de whiskies vienen determinados por los años en que el que haya permanecido la sustancia en el barril o si anteriormente había contenido algún vino de Oporto, Bourbon o Jerez. También suelen categorizarse de acuerdo a la composición y puede ser como se detalla a continuación.

Whisky de malta

Se elabora principalmente a partir de cebada malteada. Se destila tradicionalmente en alambiques hechos de cobre que tiene forma de cebolla. Tomando en cuenta el origen de la malta estos a su vez se dividen en:

Single Malt

Este ha sido elaborado de forma exclusiva con cebada malteada en una sola destilería. Por lo general el nombre de la bebida es la misma que el nombre que lleva la destilería donde se elaboró.

Si no se detalla que es single cask, se trata de la mezcla de diversos barriles que aseguren la homogeneidad del producto. En ocasiones se comercializa una versión pura sin diluir que contiene mayor graduación de alcohol y se le llama Cask strength.

Vatted malt

Es un Whiskey puro de malta pero se trata de una mezcla de diversas destilerías. Si la bebida en la etiqueta se le denomina como “malt“, es muy seguro que sea un vatted malt. En ocasiones se le conoce también como pure malt, cuando la misma empresa mezcla whiskies de distintas destilerías de su propiedad.

Whisky de grano

Elaborado a partir de cebada pero sin maltear, maíz y otras clases de cereales; siendo posible el maleteado. Se acostumbra destilar en un alambique de destilación continua o las Coffey stills (columnas de destilación).

Blended

Es conocido como Whiskey mezclado y es la unión de los dos anteriores. Con el aumento de las columnas de destilación, hubo comerciantes escoceses que comenzaron a mezclar su producto de malta joven y fuerte con otros suaves de grano (como el maíz). El objetivo era lograr un producto de buena calidad pero con precio asequible.

Tipos de whiskey de acuerdo a su país de origen

También es admisible clasificar los Whiskeys de acuerdo al país de origen, ya que cada región geográfica tiene diferentes formas de producir esta bebida. Entre los países más conocidos por destilar Whiskey están: Escocia, Irlanda, Canadá y Estados Unido. Pero también es posible mencionar: España, Gales, Japón, India, Francia, Alemania, Inglaterra, Argentina, entre otros.

Edad y calidad del Whiskey

A diferencia de los vinos, los whiskies no siguen madurando en la botella, ellos solo cumplen su proceso de añejamiento en el barril. De manera que la edad del Whiskey es el periodo que transcurre entre la destilación y su embotellamiento.

Esto indica claramente la interacción que existe entre el barril de madera y la bebida, cambiando su composición química y sabor. Los whiskies que hayan pasado mucho tiempo en la botella, sí que valen más. Pero esto no los hace más viejos, tampoco estrictamente mejores que uno recién madurado en barrica por un período de tiempo parecido.

Para elaborar whiskies Premium se emplean barricas únicas que son escogidas a mano por su calidad, sabor y el carácter que aportan. Dando lugar a los whiskies más exclusivos.

Grados de alcohol del Whiskey

La graduación alcohólica o grado de alcohol de una bebida alcohólica se refiere a la expresión en grados de la cantidad de volúmenes de alcohol (etanol) que están contenidos en 100 volúmenes de dicho producto. De manera que se trata de una medida porcentual de la concentración en volumen.

Suele hacerse la medición a una temperatura estándar de 20 ºC. A cada unidad porcentual de alcohol del volumen total, corresponde un grado de alcohol. Se habla entonces de una graduación de 30°, cuando tiene 300 mL de etanol por cada litro de bebida. También se puede expresar con el valor 30%.

Las etiquetas en las bebidas alcohólicas indican el grado de alcohol por medio del término “alcohol” o la abreviación “alc.” Le sigue a esta palabra el símbolo “% vol.” Por ejemplo: “alc. 30 % vol.”

El Whiskey está entre las bebidas con mayor graduación alcohólica. La bebida comercializada suele tener un contenido de alcohol entre el 40 – 62 % de volumen. Esto quiere decir que contiene entre 400 – 620 mL de alcohol por cada litro de sustancia.

Mejores Whiskies: Marcas y precios

Se puede afirmar que el Whiskey es una de las bebidas más elegantes que existen. Incluso tiene su propio concurso donde se premian los mejores ejemplares cada año: Los World Whiskies Awards, celebrada en la distinguida ciudad de Kentucky.

A continuación te mostramos los mejores Whiskies del mundo pertenecientes a las marcas más famosas.

Johnnie Walker Blue Label

Es un whisky escocés que tiene mucho reconocimiento a nivel mundial. Tiene un sabor suave, equilibrado, con notas achocolatadas, complementadas con sabores florales y especiados.

Incluye un dulce y particular aroma de miel y humo. La recomendación es degustarlo solo, con un vaso de agua con hielo para poder enjuagar el paladar. La botella tiene un valor aproximado de 200 €.

Chivas Regal Gold Signature 18 años

Es una mezcla de whiskies escoceses maduros que se han dejado añejar 18 años o incluso más. Con agradables notas de naranja y chocolate, picante en el paladar y con sensación cítrica. Coste aproximado: 70 €.

 

Chequers

Este es otra marca de whiskies blended o mezclados que provienen de Escocia y que se ha convertido en líder del mercado. Se trata de una destilería con una larga trayectoria y reconocida por su agradable e inconfundible sabor.

Lagavulin 16 Años

Para un sabor puro e intenso, escoge entonces el Lagavulin 16 años, uno de los destilados de malta más rico y potente que encontrarás. Debes degustarlo solo o con agua en un vaso tradicional para whisky. Una botella puede costar unos 80 €.

Talisker 10 años

Este es un destilado clásico escocés con sabores ahumados y suaves que deja una sensación final reconfortante. Para que puedas apreciar todas las notas de sabor y los matices más delicados, debes consumirlo solo. Tiene un coste aproximado de 30 €.

Suntory Yamazaki 12 años

Japón se ha venido convirtiendo en uno de los países donde se elaboran los mejores  whiskies de la actualidad. El Suntory Yamazaki 12 años es de los que mejor han valorado tanto consumidores como expertos.

Con un sabor delicado y suave, pero con notas finales persistente, leñosas y secas. Se almacena en un ambiente fresco y se consume a temperatura ambiente. Puedes conseguirlo en un precio que ronda los 200 €.

Cardhu Single Malt 12 años

Este destilado de 12 años es fresco, limpio y con notas afrutadas. Ha sido elaborado con malta dulce y se puede apreciar el sabor a roble. Disfrútalo solo o con algunas rocas de hielo. Su valor está cerca de los 28 €.

John Powers Gold Label

Es un Whiskey irlandés con sabor especiado, notas de canela, nuez y pimienta. Aroma ligero a roble, frutas y vainilla. El final es aterciopelado, con matices de cereales y madera. Puedes encontrar botellas que tienen un valor de 35 €.

The Glenlivet 18 años

Los whiskies importados de Escocia son los más tradicionales, por ello se ha añadido uno más a esta lista: The Glenlivet. Con tonos de oro viejo, albaricoque, aroma afrutado y caramelizado.

Su sabor se hace evidente cuando lo tomas solo, pero puedes colocarle hielo o incluso podrás mezclarlo con otras bebidas. Puedes obtenerlo por un precio aproximado de 85 €.

Suntory Hakushu 25 años

El Suntory Hakushu 25 años es un destilado japonés que sin duda es una verdadera joya. Como ha sido envejecido por 25 años, no posee notas ahumadas demasiado marcadas. Es suave y de fácil degustación.

El color es un intrigante rojo ámbar, con aromas de mermelada, caquis maduros y chocolate. El sabor es semejante al flan, el caramelo y de notas frescas afrutadas. Esta bebida única es costosa, llegando a costar alrededor de 4.800 €.

Whiskies económicos

Si quieres disfrutar del buen sabor del Whiskey pero al mejor precio te damos algunas opciones económicas que valen la pena probar.

  • Passport Whisky: Es una bebida escocesa económica y de las más vendidas. Su módico precio hace que sea muy demandado por paladares jóvenes. Tiene una personalidad vibrante que lo ha convertido en el más buscado por los que tienen espíritu independiente. Por menos de 10 € podrás disfrutar de un agradable whiskey escocés.
  • Johnnie Walker Red Label: Este es otro que no puedes dejar de probar si buscas una bebida de calidad pero económica. Es una mezcla de los mejores whiskies escoceses, hasta 35 de ellos, por menos de 16 €.

Cocteles con Whisky

Ahora te ofrecemos una selección de los mejores cocteles que incluyen entres sus ingredientes un toque del inconfundible Whiskey.

Whisky Sour

Este es uno de los mejores cocteles de todo el mundo. La palabra Sour nos deja claro que es una bebida que contiene un fuerte sabor ácido. Combinar limón con Whisky es una de las mezclas más cocidas e increíbles que pueda existir. Estos dos potentes ingredientes se fusionan de tal forma que siempre querrás pedir una copa más.

Blackjack Cocktail

El Blackjack Cocktail es una de las bebidas que impresiona con solo mirarla. El café y el whisky se unen, complementándose perfectamente para hacer de esta mezcla una de las mejores. Suele hacerse esta mezcla con un licor de café mexicano conocido como Khalua, aunque se puede añadir cualquier clase de licor que tenga este sabor especial.

Boulevardier

Es un coctel con un sabor intenso e intrigante creado en París en la década de 1920 durante la ley seca. Fue elaborado pensando en el paladar de los norteamericanos radicados en París. Harry Mc Elhone lo concibió especialmente para Erskine Gwynn,  editora de la revista “the Boulevardier” de donde proviene su nombre.

Es una variante del famoso coctel Negroni, pero en vez de usar Gin se incorpora Whiskey, además de Campari y Vermout. Es una bebida no apta para todo público, solo para los que aman los cocteles de sabores intensos.

Manhattan

Es un coctel de un color rojizo característico debido a las cerezas que incorpora en su preparación. Está entre las bebidas más glamurosas y clásicas que existen. La leyenda cuenta que fue creada a finales del siglo XIX por la progenitora de Winston Churchill, quien lo sirvió en una fiesta en pleno centro de Manhattan.

Recetas con Whisky

Con Whisky podrás preparar variedad de tragos y cocteles. Te dejamos tres recetas sencillas para que experimentes con esta elegante bebida alcohólica.

Whisky Sour Classic

Ingredientes:

  • Whisky: 2 onzas
  • Jugo de limón:1 onza
  • Jarabe de goma: 1 onza
  • Huevo: 1 clara

En una coctelera coloca todos los ingredientes, añade de cuatro a seis cubos de hielo y agita el contenido. En una copa coctelera vierte la bebida, colando los cubos de hielo. Toma unos cubos de hielo nuevos y colócalos en el vaso, decora con una cereza y una rodaja de naranja.

Rob Roy

Ingredientes:

  • Whisky: 1 1/2 onzas
  • Vermouth dulce: 1/2 onza
  • Amargo de angostura: 2 chorritos
  • Cereza marrasquino: 1 unidad

En una coctelera con hielo vierte el whisky, los dos chorritos de amargo de angostura y el Vermouth dulce, hasta alcanzar la mitad de la capacidad. Agita con suavidad y cuela el contenido en una copa de coctel. Decora con la cereza.

7 & 7

Ingredientes:

  • Whisky: 2 onzas
  • 7up: 5 onzas

 

Coloca unos cubos de hielo hasta alcanzar la mitad de un vaso largo. Añade la cantidad Whisky indicado y cubre con 7up.